Por: Diana Corrales

Hoy en día el estudiante pasa por ciertas aventuras que le provocan destacarles en nuestra vida como sucesos importantes de la carrera. Es por ello que te dejamos 10 cosas que pasan cuando estudias una carrera de Ciencias de la salud, porque cada carrera tiene sus distintivos.

  1. Te confunden con todas las carreras de ciencias de la salud habidas y por haber.

No importa si estudias medicina, enfermería, nutrición, fisioterapia, paramédico o cualquier carrera relacionada con la salud, siempre pero SIEMPRE te van a confundir con otra carrera o por defecto con medicina. Nunca falta el paciente que te dice “doctor”

  1. Entras en pánico cuando alguien te pide ayuda en la calle.

A menos que estudies para paramédico y creo que aun así, nada te prepara cuando te agarren desprevenido por la calle por un accidente y casualmente traigas uniforme, y aunque no lo traigas y sientes que podrías ayudar pero entran los nervios y la torpeza mas grande de tu vida aparece. De hecho, he escuchado de una compañera que iba por la calle y le pidieron ayuda pero cuando llegó ya era muy tarde y entró en pánico, a la fecha dicen que cuando le preguntan que hace por el uniforme dice que trabaja en una carnicería.

  1. Tu mamá empieza a ofrecer tus servicios.

No necesariamente tu mamá aunque por lo general son ellas o algún hermano o familiar cercano que dice “mi hijo está estudiando eso” y se da la casualidad, ya sea para tomar la presión o algún servicio obviamente gratis porque somos familia, amigos, vecinos, etc. Que al principio es halagador y te emocionas porque quieres practicar, después de un tiempo te empiezas a enfadar de tan seguido que te lo piden y si, es cierto a esto te vas a dedicar pero en primera, tus pacientes te van a pagar por tus servicios y en segunda, no es que sea necesario pagar siempre si eres familiar sino que tu trabajo te ha costado a ti y a tus padres o quien sea que te ayude o estés pagando tu solo tus estudios y casualmente se les empieza a hacer costumbre pedirte un “favorsito”. Y no es por ser grosero pero con esto llegamos al siguiente punto

  1. Te ven y les empieza a doler TODO.

Casualmente ya que saben que estudias “x” carrera, pudieron estar bien todo el día pero en cuanto te ven les empieza a doler que el brazo, el hombro, la cabeza y esto pasa tanto con familia y amigos como con pacientes.

  1. Te piden “consultas”.

Una cosa es estar estudiando, otra es ya haber salido de la carrera y ejercer y OTRA muy diferente al igual que inexistente es saberlo todo.

Nunca faltará la pregunta “oye mijita me anda doliendo el codo ¿porqué será?. Pues bueno, probablemente será por tacaña y no ir a pagar una consulta o por ahorrarse el tiempo de espera en una clínica. Ok no.

Pero ya hablando enserio, claro que podemos resolverles alguna duda pero no siempre estamos preparados o necesitamos algún otro tipo de estudio para averiguar lo que pasa

  1. Es imposible mantener un uniforme limpio cuando te trasladas en camión.

Esto pasa mayormente cuando eres estudihambre y te tienes que trasladar en camión y aun así mantener tu uniforme, peinado y material completamente limpio. Por lo general resulta imposible ya que suelen ser telas muy claras y el transporte público no es lo mas higiénico del mundo, a esto sumándole el calor, el sudor, los empujones etc.

  1. Ese miedo permanente de hacer las cosas mal.

Este punto está mas o menos relacionado con el punto 2, no le pasa a todos y de verdad admiro mucho a las personas que son tan seguras de sí mismas, pero a muchos nos sucede que a la hora de realizar un procedimiento aunque tengamos la teoría y la práctica esta siempre uno miedo de hacerlo todo mal

  1. Empiezas a hablar en “otro idioma”.

Muchas veces he estado hablando con amigos y me piden que les explique algo y me comienzan a ver con cara de “y esta loca de que habla” o simplemente me dicen “oye pero en palabras normales ¿Cómo sería? Y de hecho es bastante gracioso pero da flojerita volverlo a explicar todo

  1. La duda pasajera.

No solo en carreras relacionadas con ciencias de la salud, de hecho creo que en todas las carreras en algún punto todos hemos llegado a pensar ¿realmente es esto para mí?, ¿de verdad es esto lo que quiero? O ¿seré lo suficiente para esta carrera?. Por lo general son en momentos de dificultad, estrés, etc. Y en alguno de los casos resulta que no es la carrera adecuada, pero en muchos otros si y es normal dudar y no por pensarlo significa que sea verdad pero hay que ponernos a pensar que es lo que queremos mas las capacidades que tenemos y darnos cuenta a donde se dirige el resultado de estas dos

  1. No importa lo que pase, la sonrisa de tu paciente al ser dado de alta o con algún logro mas, hace que todo valga la pena.

Al final del día no importa cuan cansado estés, si prácticamente vives en la escuela, si no has dormido o tienes mil tarea por hacer, nada se compara al sentimiento que surge después de ayudar a un paciente, y si de verdad esto es para ti, serás feliz en tu trabajo sin importar los días difíciles.


Si aún no entras a una carrera o quieres cambiarte y estas considerando una carrera de ciencias de la salud, honestamente te lo recomiendo mucho.

Elijas lo que elijas, procura algo que te haga feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s