Por: Aída Lechuga

Para poder comprender la entrevista, te recomendamos leas la primera parte aquí.

¿Alguna vez pensó en rendirse?

-Yo creo que todo cansa, en este momento de mi vida, hay días en los que me digo “yo ya no quiero escribir”, quisiera irme a trabajar al campo a escuchar el sonido de los animales, a levantarme y respirar el aire puro, quisiera tener tiempo, no para escribir, sino para leer, qué es uno de los más grandes placeres. Muchos de los días siento que quiero claudicar, pero hay días en los que siento un deseo por seguir haciendo lo que hago, cuando pongo un punto final a un texto, yo indago en mi interior y muchas veces tengo en mi interior muchas inquietudes y desasosiegos y digo ¡ah es qué no he escrito! ¡Ah es qué no he leído!, solo basta con abrir un libro o ponerme a escribir eso me transforma. He pensado muchas veces en claudicar, pero no podría, ya esto se convirtió en mi oficio, vivo de esto, mantengo mis hijos de esto, tengo un ingreso económico y con eso soy feliz.

¿Cuál es la obra de la que ha llegado a sentirse más orgulloso? Por así decirlo.

-Yo creo que no es “orgulloso” la palabra, tengo muy claro que la novela En el mar de tu nombre que escribí en 2010, he concluido que si por algo la vida me puso en el camino de la literatura, era para escribir ese texto, lo demás fueron ladrillos para llegar a él y yo siento que jamás voy a volver a logar un texto como ese, una novela corta, que escribí en 17 días, en un trance, estaba en el peor momento de mi vida, emocionalmente, con el dolor más inmenso por la pérdida de un ser al que amo de una manera muy trágica y escribí eso para salvar a quien amo  y para salvarme a mí. En el mar de tu nombre, es la respuesta.

Uno de los mayores temores en mi vida es la locura, todos somos vulnerables, a veces he sentido que mi vida puede acabar en un manicomio, entonces en ese momento, estaba mucho más vulnerable de la locura y ese tema vino a hablar conmigo, un acto de purificación, me aligero la carga por ese tema en específico.

¿Algún consejo para todos los escritores jóvenes?

– Es muy complicado dar un consejo, a veces es tan complejo la definición de la vocación del ser humano, creo que las personas ya vienen con esa vocación, tenemos tu propio caso –la entrevistadora estudia fisioterapia, colados– tú estás estudiando una carrera que no tiene nada que ver con esto, pero estás en esto porque te apasiona… lo que yo podía decir en base mi experiencia es el compromiso, es bien importante, en todos los aspectos, la construcción del respeto a tu nombre, socialmente, ¿quién eres?, ¿qué estás haciendo? ¿qué aportas a la sociedad?, ¿tienes credibilidad como ser humano?, ¿te comprometes realmente contigo?, yo creo que por ahí va, siempre pensar en el poder de la palabra, la palabra es impecable, una obra de arte, comunicación ¿qué vas a decir?, ¿cómo lo vas a decir? Un día alguien me dijo “Carlos no pude dormir porque leí tu cuento” Es un cuento que un niño acaba en una letrina y cuando me dijo eso me hizo reflexionar qué escribo y cómo lo escribo. En cualquier área que se desarrolle necesitamos eso, compromiso.

Somos muy de criticar a los políticos, a decir “valen madre” pero nosotros ¿estamos realmente comprometidos con nosotros? Con nuestra familia, nuestra sociedad,¿cumplimos los pactos? A mí me parece que este –el compromiso- es el punto de partida para hacer parte de este colectivo que es la sociedad.

Ahorita que mencionaba sobre su cuento, el compromiso y credibilidad; en la semana pasada estuve leyendo que “Un lector o vidente, puede que siga más el ejemplo de su personaje favorito o escritor favorito que de un político” ¿Qué tan cierto cree que es? ¿Cómo se debería aprovechar esta oportunidad? Para intentar cambiar un poco esta sociedad.

-Es muy complejo, me parece que los políticos nos llevan una gran ventaja, ellos están en todos los medios, si hacemos un sondeo, pregúntale a diez personas cuántos conocen a Manuel Ignacio Acosta y cuántos conocen a Carlos Sánchez el escritor. Estamos en desventaja, porqué ¿quiénes nos leen? ¿dónde nos leen? Ustedes nos leen porqué están en este medio y les interesa.

Vayan a cualquier colonia, yo te pongo mi compromiso y tú podrás leerme y trató de ser crítico con las cosas que me duelen, que creo que no están bien. Trato de llevar de la mano al lector y decir “ven, vamos a ver esto que aconteció”. Creo que hay más admiradores de los políticos porque están en los reflectores. Y voy otra vez ¿los medios al servicio de quién están? Hoy propuse publicar una entrevista a un medio y me batearon, necesito publicar esa entrevista, porque la persona que entrevisté necesita para aplicar a una beca, pero si yo soy cualquier funcionario, político o diputado, te apuesto a que en chinga me publican lo que sea. ¿Por qué? A pues porque están los convenios, los intereses, no te voy a poder responder la pregunta inicial, pero eso es lo que pienso, lo que creo.

Pero creo que cada vez somos más los que creemos que debemos darle voz a los otros, la gente que está haciendo cosas en la calle, estamos haciendo un pequeño esfuerzo con Mambo Rock con unos compas, no tenemos publicidad, hemos querido comercializar, el dominio, no tenemos ni una lana y reporteamos, buscamos desde nuestra trinchera  y nos preguntamos ¿quién nos va a comprar? El congreso del estado, tal ONG, entonces todo eso te va condicionando, yo quiero hacer un periodismo digno, bien en cuestiones sociales a partir del arte.

¿Qué es en sí Mambo Rock?

-Mambo Rock es una página de periodismo que lo hacemos entre compas y cada vez se va sumando más banda, tanto periodismo como literatura, para que la gente qué está haciendo arte tenga un espacio, para que encuentre un eco y los poquitos que pueden acceder en el sitio para que sepan que está ocurriendo.

¿Cómo ve a la juventud de México, en estos tiempos?

-Creo que la mayoría estamos en una situación trágica, donde la mirada de los jóvenes a partir de la mayoría –no todos- está muy enfocada en asuntos banales, el triunfo a partir de qué ropa usas, qué música escuchas, qué carro tienes, si hay alguna duda ahí están las universidades, como se comunican, que leen… y yo no responsabilizo a los jóvenes, responsabilizo a un sistema de político, empresarial, religioso, creo que las personas hoy en día vivimos una individualidad, proyectos personales. Falta repartir el conocimiento, los abrazos, la comprensión, escucharnos acompañarnos y eso es un manjar para los empresarios, políticos y religiosos de lo cual nosotros somos protagonistas de esta miseria.

Yo voy a las cárceles y veo demasiada desolación… hay muchas cosas y yo quiero enfatizar que no soy un héroe ni un salvador, creo que falta más desde el seno familiar la educación en cuanto al termino solidaridad. Es un poco desalentador. Sin embargo hay banda que está haciendo cosas interesantes; están ustedes alimentando el espacio, hoy se inaugura una exposición de pintura, están ocurriendo cosas, viene el festival de cine, la feria del libro, lo que sí es que los que estamos en esto, tenemos que trabajar para llegar a más banda.

Como lectores tenemos libros que nos gustan, pero ¿cuáles son sus libros favoritos? Que hayan marcado su vida, su profesión.

-Hay libros que me han marcado, “La caverna” de José Saramago, que me habla de la devastación, la tecnología, la capacidad de los humanos para amar a los perros, me acuerdo de aquella frase que le dice a su hija que las palabras son piedras en la corriente del río para llegar a la otra orilla;  esa analogía me gusta mucho. “El ensayo sobre la ceguera”, “El equipaje del viajero” José Saramago es un innovador en el lenguaje, en la redacción. Fernando Vallejo, me marcó con una novela que habla de su hermano, qué se enferma y muere de sida, “La virgen de los sicarios”, “Canción de tumba” de Julian Herbet, “El hombre de traje Gris” de Sloan Wilson, “La familia de Pascual Duarte” de Camilo José Cela, Abigael Bohórquez como dramaturgo, me ha cambiado la visión del mundo, decir lo que se piensa, lo que se ama, que me ha educado a cómo debe de ser en la vida. Son muchos los libros que me han cautivado.

Ya para finalizar; le voy a mencionar siete palabras y usted me va a decir lo primero que se le venga a la mente cuando la escuche:

México:
-Tristeza

Sonora:
-Hábitat

Laura Esquivel:
-¿Y esa quién es?

Caribe:
-¿Es un mar?

Matar:
-Dolor

Hermosillo:
El cerro

Gobierno:
-Tranza

Tacos:
De machaca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s