Por: Karolina Zepeda

Un Jueves 30 de junio del presente año, alrededor de las 7:46 de la mañana, desperté para después bañarme, desayunar y comenzar con mis actividades en Campus Party. Me fui a checar los stands, tomé fotos, videos, estuve presente en el Hackaton, tuve una reta de Smash y les patee el trasero a todos. Fue un comienzo muy bueno.

13599046_549208665263141_631236336_nLuego me percaté que existía una sala de prensa. NI ENTERADA. Es una sala lounge con seis mesas grandes y cada una tenía seis seguros para laptop y cables para un internet de alta velocidad. Tienen sándwiches, galletas, Sabritas, agua, café y un buen ambiente.

Me encanta entrar y salir a cada rato por panchera (no por necesidad), a veces buscaba cualquier excusa para salir y poder entrar mostrando mi pulsera roja de prensa como si fuera mi identificación del FBI. Era la onda.

Al estar sentadita y sola como dope, se sentaron unas muchachas al lado de mi y me comenzaron a sacar plática. Muy lindas y amigueras las plebes. Me comenzaron a contar sobre los reporteros que estaban aquí, los medios, sus edades, y donde radicaban. Conforme fue avanzando la charla yo las iba ignorando porque estaba buscando unas cosillas de otra chamba que tenía que sacar. Por último me preguntaron mi nombre, edad, medio y donde radicaba. Al comentarles empezaron a decir que yo era la bebé de la pecera (La sala de prensa era como de vidrio y parecía una), me dio mucha vergüenza.

Decidí retirarme para ver que podía hacer, mi itinerario me acompañaba entre mis manos y tenía el propósito de entrar a algún taller completo.

Escuché la charla “Retos legales en el marketing” impartida por Agustín Ríos. Estaba muy atenta cuando de pronto sentí que me miraban. lo ignoré un momento pero luego me di cuenta que una muchacha me estaba viendo. Me comía con la mirada. Me incomodé y me retiré dejando a medias la charla.

IMG_7861.JPG
Foto por: Karolina Zepeda

Fui a escuchar a Guy Kawasaki y unos jóvenes que se encontraban a mi alrededor estaban friegue y friegue con que no le entendían (la conferencia fue en inglés), pero no se quitaban de las sillas donde estaban sentados. No me dejaron disfrutar la charla, pero capté la idea del compa Kawasaki.

 

Me fui a escuchar la charla “El futuro del emprendimiento” de Jorge Iván Puflea Hernández. Durante el evento estuve en todo. Un amigo me mando un WhatsApp preguntándome donde estaba y yo le respondí “Estoy en todas partes.”, no disfrutaba a gusto todas las charlas, pero me quedaba para captar las ideas primordiales. Por lo general estaba en el Hackaton, jugando o en algún taller, pero también me di tiempo para las conferencias.

En uno de los Stands de Realidad Virtual, trataba sobre un apocalipsis zombie. Lamentablemente no recuerdo bien el nombre de la empresa. Les contaré. Estaba caminando por ahí cuando unos horrendos gritos crean un ruido de duda e inseguridad en mi. Al seguir el sonido de los gritos, me di cuenta que era un stand con gafas de realidad virtual y que era una joven la que se encontraba aterrada dentro del apocalipsis zombie. Fue muy gracioso.

Me devolví a la sala de prensa y la bandeja de sándwiches me hablaba. “Cómeme” eran las palabras que me gritaban entre esos labios de jamón y queso. Cuando decidí levantarme por uno, ya no habían. Los reporteros siempre tenemos hambre.

IMG_7809.JPG
Foto por: Karolina Zepeda

Decepcionada de la vida me dispuse a tomar fotos entre los campuseros. Al terminar me fui al camping y deje abierto para ver quien pasada (es que quería andar en el mitote, como siempre). Unos jóvenes se sentaron en sus casitas de campaña, las cuales se encontraban frente a mi y les comencé a sacar platica.

 

Al notar mi acento golpeado (porque #norteña) me pidieron que hablara mas. Cometí el error de decir “Hay muchos muchachos buena onda”. Ahí comenzó el bullying. Grabaron audios con mi voz maldiciendo a sus amigos para enviárselos y me crearon un diccionario con la CH para grabarme mientras las mencionaba. En fin, a ellos los enfade hablándole de las maravillas de Sonora. Mujeres, carne asada y calor.

Aún mas decepcionada de la vida, decidí dormirme. Sí, aún hace mucho frío y huele peor.

Si te perdiste mis crónicas anteriores aquí abajo te dejo los enlaces. Sígueme en mi Twitter personal donde no publico absolutamente nada pero no está de mas tener seguidores: @kazcovader96

¿Crónica de Campus Party?
CPMX7 Día 0: ¿El avión va a CDMX?
CPMX7 Día 1: Durmiendo en la morgue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s