Por: César Madero

El fundador de la Universidad de Sonora

En los tiempos de su juventud, Sonora no contaba ni siquiera con una preparatoria, menos con una Universidad. “Los estudiantes se iban a los Estados Unidos, bueno, los que tenían dinero (…) muchos se quedaban allá y hasta se naturalizaban gringos para gozar de los privilegios de los norteamericanos” exclamó Ahumada dando un breve panorama de ese tiempo sobre la falta de oportunidades de una carrera profesional en Sonora, extracto de una entrevista realizada por Carlos Moncada en 1979.

En 1914, se trasladó a la Ciudad de México y obtuvo en 1930 el grado de abogado en la Escuela Libre de Derecho de la Universidad Autónoma de México.

5.jpg
Herminio Ahumada ORtiz

En estos tiempos coincidentemente, fue uno de los muchos intelectuales estudiantes de la UNAM, residentes de la Ciudad de México, que provenientes de Sonora soñaban con la creación de una Universidad Autónoma para su propio Estado; su colaboración termino siendo la que brindó un mayor impulso para que este proyecto se tornara una realidad.

 

Gilberto Suárez Arvizu, representante de la administración del gobernador de Sonora: Román Yocupicio, llegó a la Ciudad de México para conseguir el apoyo del Rector de la Universidad Nacional Autónoma para crear una preparatoria, asegurando la permanencia de un par de años más en casa para los posibles estudiantes sonorenses.

Pero Ahumada, en esos momentos funcionario de Acción Social de la UNAM, convenció a Suárez a ir por todas y proponer la creación de una Universidad.

El gobernador Yocupicio, que se encontraba también en la capital del país, convenció a Ahumada de volver a su Estado, tomar el puesto de magistrado y desde ahí, velar por la creación de la Universidad Autónoma.

En 1938, la Comisión Permanente del Congreso del Estado nombró a Ahumada como magistrado interino, Suarez Arvizu había sido nombrado por Yocupicio, Secretario de Gobierno.

Con la empresa a su cargo durante el estado embrionario del proyecto, la formación de un Comité Administrativo para encargarse de la planeación y diseño de la construcción; y con la relación de distintos personajes intelectuales de la región, llegando incluso a asociar en el proyecto a José Vasconcelos, la Universidad de Sonora logró abrir sus puertas en 1942.

3.jpgEs claro que en su lucha quedó registrado en algo más allá de los lujos de contar con medallas, trofeos o incluso alcanzar la consagración dentro de una vida deportiva; ha quedado un valioso aprendizaje sobre la vida de Herminio Ahumada, que me hace decir algo más que la importancia de la lucha de un deportista, sino ahora, del objetivo y lucha por las metas que viven todos los ciudadanos día con día.

La competencia y la instrucción moral, más allá de las simples palabras de un discurso, más allá de la posición de una tabla en los Juegos, deja al descubierto el valioso potencial y la importancia del deporte para el futuro de la juventud.

Herminio Ahumada, cuyo cargo dentro de la política mexicana lo llevó incluso a ser Diputado de la XXXIX Legislatura, llevó a cabo la contestación del Cuarto Informe de Gobierno del Presidente Manuel Ávila Camacho.

En su discurso declaró la importancia de un propósito para una persona y así, logró brindar con sus propias palabras, la conclusión de esta nota:

“Nada degrada tanto el espíritu como el no perseguir en la vida un propósito levantado; como el desperdiciarse en tareas menores, en labores intrascendentes.

Y más aún deprime el tener algo noble y provechoso que no cumplir y no ponerse a realizarlo.

Cierto que no todos estamos llamados a consumar obras superiores: al genio, el héroe, el santo, son casos de excepción; pero, cada uno de nosotros tiene ante sí algo grande que realizar.”

Herminio Ahumada Ortiz falleció el 1 de julio de 1983, sus restos descansan como un reconocimiento a su acción visionaria en pro de las generaciones del Estado, en un nicho especial en el Edificio Principal de la Universidad de Sonora.

¡Colados! Este es César Madero agradeciendo su lectura de la sección de Historia de Recién Colados. No olviden invitar a todos los que quieran formar parte, leyendo nuestra sección de Colados en la Historia.

Para más información de la Historia de la Universidad, entrevistas de Herminio Ahumada  y sobre la Contestación del Cuarto Informe de Gobierno del Presidente Ávila Camacho, incluyo las siguientes referencias:

Carlos Moncada Ochoa, Historia General de la Universidad de Sonora: El principio del principio 1938-1953 pg. 15-24

Carlos Moncada Ochoa, Cincuenta Años en Esto, pg. 59-67

Informes Presidenciales: Manuel Ávila Camacho, Contestación al Informe Herminio Ahumada Ortiz, página 280.

Un comentario sobre “Herminio Ahumada Ortiz, primer sonorense en las Olimpiadas: Parte dos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s