Por: César Madero

¡Buen día, Colados! Para el mes de septiembre, Colados en la Historia presenta: una mirada al tiempo antes de la creación del Himno Nacional Mexicano.

Antes de la letra de Bocanegra y de la música de Nunó, existió un período de 33 años en que México; desde su nacimiento como país independiente, no contó con la existencia de un himno que llamara desde sus páginas repletas de coros y de estrofas: al forjamiento de la identidad de un solo pueblo caracterizado por la diversidad de su religión, su raza, idioma e ideología política.

Dentro de esta estructura, buscaría vivir una sola, perpetua y exuberante nación: el himno, además de la bandera y el escudo; forman parte de los símbolos patrios del aglomerado territorial conocido como los Estados Unidos Mexicanos.

Pese al esfuerzo de crearse un himno, no pudo mantenerse distante de las crisis políticas y de los tiempos de desestabilidad que vivió el país durante los primeros años de su vida independiente: los intentos de los intelectuales y del gobierno de turno fueron interrumpidos de manera constante por los cambios repentinos de gobierno, corrientes políticas diferentes se enfrentaban incesantemente en explosivos golpes de Estado y años de guerras intestinas; motivo del abandono de las actividades económicas y del subsecuente caos en el ámbito social, estos distanciados por los vastos territorios y por la falta de control.

La falta de vigilancia, llevó a la incomunicación y a la inseguridad de todas las zonas del país, causando que incluso algunos Estados buscaron independizarse del gobierno central en la Ciudad de México; la discordia y el conflicto llegó a su punto más crítico con la perdida de la mitad del territorio nacional en 1848.

He aquí que hasta los tiempos de la restauración (después de la intervención francesa), México tendría distintas versiones tanto improvisadas como algunas preparadas que sirvieron con este propósito: el de actuar como el Himno Nacional Mexicano.

Las siguientes canciones fueron utilizadas por motivos cívicos o de complacer los gustos personales de los presidentes; otros intentaron conectarse con el pueblo por medio del cancionero popular de ese entonces, otras fueron hechas exclusivamente para este motivo, pero de lo contrario a lo esperado, no consiguieron cautivar al público y fueron completamente olvidadas.

La Marcha Real

La Marcha Real o la Marcha de Granaderos fue introducida en 1761 en España y en todas sus colonias. El propósito de este himno fue para hacerse sonar durante las ceremonias cívicas.

De aquí fue donde surgió la utilización de los himnos cívicos para alabar la llegada de reyes, virreyes, obispos, clérigos o algún personaje de importancia en el mundo novohispano.

Veni Creator Spiritus (Ven Espiritu Creador)

El nuevo nacionalismo mexicano solo impulsó la creación del escudo y de la bandera. La creación de un himno no fue una necesidad para el Imperio de Iturbide, que de manera única y especial, utilizó este himno religioso durante su coronación en la catedral de México, el día 20 de julio de 1822.

Marcha Nacional Mexicana de Henri Herz

Cuando Henri Herz realizó conciertos de piano en México en 1849, él se ofreció a componer el Himno Nacional en señal de agradecimiento para todo el país. El gobierno aceptó su propuesta y se abrió una convocatoria para buscar un autor capaz de realizar la letra del himno para que de esta forma, el maestro vienés, se dedicara a componer la música.

La Junta recibió 13 sobres y aunque de todos los candidatos no existió ninguna composición que reunía “la auténtica expresión” del himno: el 13 de enero de 1850, la letra de Andrés Davis Bradburn recibió la premiación y fue la escogida.

La falta de conocimiento del idioma español del pianista hizo que la composición no lograra acoplarse a la letra. Además, el himno no logró terminarse en la fecha esperada (septiembre) y fue estrenada sin éxito el mes de noviembre.

El evento del estreno pasó desapercibido, los que la vieron sufrieron un enorme desencanto y de la gran difusión que se le hizo tiempo después fue razón de que siguiera escuchándose aún después de la versión oficial del Himno Nacional Mexicano.

Versiones grabadas de la pieza son difíciles (posiblemente inexistentes) de hallar, pero existe una contribución hecha en internet que hace conocer como sonaba la pieza de piano compuesta por Herz.

La Marsellesa

La creación del Himno ya había sido realizada, pero por motivos de realizarse durante el gobierno de Santa Anna, fue razón suficiente para que los liberales se lo pensaran dos veces antes de distribuirla, pero esta seguía consiguiendo cada vez más adeptos.

Aunque Juárez negó que se cambiara la letra: en la entrada a la Ciudad de México, luego de la victoria liberal en la Guerra de Reforma, en el evento se entonó La Marsellesa, que aún después de la Intervención Francesa, era el himno preferido de Juárez para ser tocado en su presencia.

Los Cangrejos de Guillermo Prieto

Esta pieza fue la reacción de las invasiones francesas y es una contestación a las corrientes conservadoras: un poema satírico que se volvió popular en el pueblo.

El emperador Maximiliano de Habsburgo solicitó la canción durante una visita a Guanajuato en 1864 para congraciarse con los liberales. El hito fue un escándalo para las facciones conservadoras y monárquicas: una de las muchas señales de separación entre los términos de gobierno de los que lo escogieron para gobernar, y del modelo liberal que Maximiliano buscaba aplicar.

El redescubrimiento del Himno se dio hasta 1901, cuando el gobierno del Porfiriato buscó contactar a Nunó para dirigir las bandas militares para tocar el Himno de Bocanegra nuevamente, por motivos del centenario de la Independencia que se aproximaba.

Jaime Nunó era el único que se mantenía con vida para entonces, decidió emigrar a los Estados Unidos por haber servido en el gobierno de Santa Anna.

Para esto, el reconocimiento del Himno Nacional como identidad de todos los mexicanos había tomado forma, solo faltaba el Decreto del Oficio del Himno por parte del Gral. Manuel Ávila Camacho el 4 de mayo de 1943 y de la Ley sobre el Escudo, la Bandera y los Himno Nacionales expuesta por Miguel de la Madrid en 1984.

¡Colados! Este es César Madero agradeciendo su lectura de la sección de Historia de Recién Colados. No olviden invitar a todos los que quieran formar parte, leyendo nuestra sección de Colados en la Historia.

FOTO: Jaime Nunó y la banda de militares en 1901

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s