La alternancia en el poder y la libertad del sufragio pasó por un largo proceso en nuestro país, antes de lograrse su posibilidad tendría que pasar por grandes escaños de guerras civiles que detuvieron la paz durante gran parte del siglo XIX, de las invasiones extranjeras que partieron nuestro territorio e interrumpieron nuestras instituciones en la función del progreso, por la hegemonía de los hombres fuertes impuestos por las siguientes Revoluciones y el conflicto militar en el que desapareció una gran cantidad de vidas y lanzó a una generación completa a las armas, y la hegemonía de las instituciones políticas que se mantuvieron en el poder que pasó por todo el siglo XX, hasta bien entrado el siglo XXI.

Aún nos queda aún mucho por recorrer, pero hoy tomaremos de los personajes del amplio catálogo de las figuras de la elección democrática, a un hombre que creía en la institución democrática, que le tocó postularse durante el tiempo del presidente con mayor tiempo en el poder en la historia del país: un candidato independiente que hizo frente a don Porfirio Díaz en 1896 y que lo acusó de fraude electoral, este era don Nicolás Zuñiga y Miranda.

hqdefault.jpg

Su aparición en la vida pública es bastante peculiar; su titulo era de abogado, fue mandado por su familia adinerada en Zacatecas a estudiar a la Cd. de México, pero su pasión era dedicado a las matemáticas y a la astronomía, leyó día y noche para resolver una duda en común: lograr predecir los sismos. En 1887, saltó a la fama cuando una predicción que él mandó al periódico El Siglo XIX resultó ser cierta, siendo esta, un sismo para la Cd. de México, recibiendo elogios como erúdito. Su fama se desvaneció cuando este trató de predecir el final del mundo y no lo logró, jamás pudo quitarse las burlas encima de él.

Siempre se le consideró un loco

Desistió de estas aventuras y se embarcó en las siguientes: en 1896, Porfirio Díaz se postula para la reelección; Nicolás, con el apoyo de sus compañeros establecieron la creación de un partido político estableciéndose él como el candidato: “el candidato del pueblo” se postularía para competir contra el presidente reelecto, y esta no sería la última. A pesar de que los resultados no les eran favorables en las elecciones, acusara a Porfirio Díaz de robar las elecciones para impedir la elección del verdadero presidente que México había escogido, fue apresado por las fuerzas de Díaz y llevado a la cárcel de Belén donde estaría allí durante un mes. Al salir de ella, la figura del “presidente legitimo de México” había nacido. Zuñiga se postularía contra Díaz en 1896, 1900, 1904 y 1910.

Don Nicolás y Zuñiga, jamás obtendrá la presidencia de la República, y se debe saber también que su candidatura jamás se tomó en serio, Porfirio Díaz lo consideraba un personaje ocurrente que no consideraba una amenaza real para su gobierno, incluso cuando Francisco I. Madero realizó una reunión con el presidente para proponer la unión entre antirreleccionistas y reeleccionistas para establecer un frente en que Díaz fuera presidente y Madero el vicepresidente para las elecciones de 1910, Díaz lo rechazó y a pesar de que este fue el inicio de una Revolución que demandaba una elección democrática limpia, el presidente Porfirio Díaz comparó a Madero con don Nicolás Zuñiga, una persona calificada como un hombre que no contaba con ningún apoyo por parte del pueblo.

Madero no sólo triunfó en las elecciones más limpias en la historia del país en 1911, sino que también compitió contra don Nicolás Zuñiga; en 1914, es la primera vez que el candidato perpetuo obtendría más votos que el presidente mismo en la Cd. de México, la gente estaba tan enojada con Victoriano Huerta por el asesinato de Madero, que prefirieron votar por don Nicolás Zuñiga y Miranda dando lo que hoy se puede llamar como “un voto de castigo”.

Se lanzó de nuevo a la candidatura en 1917 contra Venustiano Carranza, en 1920 contra Álvaro Obregón y una vez más en 1924 contra Plutarco Elías Calles. A la edad de 60 años muere pobre en una casa de huéspedes en la Amargura, en el barrio de La Merced. No se supo que sucedió con sus restos. En 1931, su biografía es publicada por el autor Guillermo Mellado: Don Nicolás de México (el eterno candidato): vida, aventuras y episodios del caballero andante, don Nicolás de Zuñiga y Miranda. 

Zuñiga aparece en la cultura popular

Zuñiga y Miranda aparece en una escena de la película, “México de mis recuerdos” (1943) dirigida por Juan Bustillo Oro, en donde el personaje interpretado por Joaquín Pardavé se enfrenta a don Nicolás Zuñiga y a sus anfitriones como “el eterno candidato sin partidarios, (…) a quien don Porfirio derrota en todos los comicios”. La cosa se pone buena cuando Nicolás se declara ganador en todos los comicios y llama a don Porfirio “un usurpador”.

zuñiga

Diego Rivera también colocó a don Nicolás en uno de sus murales, aparece en Sueño de una tarde dominical en la Alameda, hecho en 1947, donde se le ve observa viendo al rostro de Porfirio Díaz, haciéndole frente en la competencia por la obtención de la silla presidencial.

Don Nicolás era un personaje de la civilidad en tiempos donde el sufragio individual no podía avalarse ni protegerse en lo más mínimo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s